Saltar al contenido
Análisis de Sangre

Análisis de Sangre

Análisis de Sangre
3.5 (70%) 10 votes

Seguro que ya sabes que un análisis de sangre médico es una prueba sencilla pero determinante a la hora de examinar a priori la posible existencia de un problema en el organismo de una persona. Un estudio muy común por el que todos hemos pasado alguna vez y que, sin embargo, nos sigue suscitando no pocas dudas. Además, en muchas ocasiones, al hacerte un análisis de sangre realizan otra prueba para medir la tensión arterial y asegurar un buen funcionamiento del organismo.

De especialmente importantes pueden calificarse los análisis de sangre que se realizan a ciertos grupos de la población como, por ejemplo, las embarazadas (a las que se les efectúa un mínimo de 3 estudios de sangre).Puedes saber todo sobre los análisis de sangre para embarazadas en analisisdesangre.online/analisis-de-sangre-en-embarazadas/. Otro ejemplo serían los análisis de sangre que se realizan a los niños.

O aquellos realizados como parte de las pruebas médicas que ayuden al médico a diagnosticar el cáncer a través de un hemograma completo, un análisis de proteínas en sangre o pruebas de marcadores tumorales. Una de las proteínas que se analizan es la proteína más importante de la sangre, la albúmina. Puedes tener más información sobre esta. Y el cáncer mediante los análisis se indican a través de marcadores tumorales. Puedes conocer el marcador que señala el cáncer de ovario. O también puedes tener información sobre el indicador que se avisa sobre el cáncer de páncreas aquí.

Esta web de contenido médico pretende solucionar las cuestiones que nos surgen a la mayoría en el momento de enfrentarnos a un análisis de sangre. Quédate con nosotros si quieres saber todo lo que tienes que tener en cuenta antes, durante y después de una prueba de este tipo y asegurar una salud de hierro.

¿Qué es un análisis de sangre?

Un examen de sangre consiste en un análisis de laboratorio que se realiza en una muestra que puede ser de sangre completa, suero o plasma. Suele extraerse de una vena del brazo con la ayuda de una jeringa.

La analítica es una de las pruebas médicas más usadas y más importantes en la práctica clínica. En estas pruebas de sangre pueden encontrarse multitud de datos, muchos de los cuales pueden resultarnos de lo más extraños, por su cantidad de cifras y siglas.

Aprender a interpretarlos no es excesivamente complicado si se manejan una serie de conceptos básicos de medicina a partir de los que esclarecer qué valores son normales y qué valores nos indican que algo no está funcionando bien en nuestro organismo. Los más solicitados son el hemograma y la bioquímica sanguínea:

  • Se trata de un estudio de sangre cuantitativo que se lleva a cabo con el fin de evaluar la concentración de cada elemento celular en la sangre. También comprueba si las células cuentan con una forma y estructuras normales o, todo lo contrario, o sea alteradas. Algunas de las que mide son glóbulos rojos o hematíes, leucocitos y neutrófilos.
  • Bioquímica sanguínea. No es más que el estudio de las sustancias químicas que están presentes en la sangre como potasio, magnesio, vitaminas, sodio, calcio u hormonas. Algunas de estas sustancias llamadas hormonas más conocidas son las TSH o la hormona T4 libre.

Cómo interpretar los resultados de análisis de sangre completo

En los exámenes de sangre, analíticas o rutinas bioquímicas se analizan la concentración de distintas sustancias químicas en el organismo. Es esencial conocer lo que nos está indicando cada valor que aparece en sus resultados, así como el hecho que nos indican unos valores altos, normales o bajos para estar al tanto de nuestra salud:

  • Niveles normales: 70-110 mg/dl. Niveles bajos indican hipoglucemia que puede estar causada por un exceso de medicación en el caso de los enfermos diabéticos. Por su parte, los altos indican hiperglucemia que produce diabetes mellitus, que normalmente es hereditaria.
  • Niveles normales: 0.6-1.5 mg/dl. La hiperuricemia, que es la elevación de este producto, puede deberse a una dieta rica en proteínas, fallo cardíaco, fallo renal, hemorragia o muy prolongado ayuno. La hipouricemia es debida a dietas pobres en proteínas, malnutrición, fallo hepático o embarazo.
  • Niveles normales: 70-110 ml/min. Su aumento puede estar causado por deshidratación o fallos renales y su descenso por falta de masa muscular o graves distrofias musculares.
  • Ácido úrico. Niveles normales: 2-7 mg/dl. Su aumento se produce entre otras causas por gota, litiasis renal, insuficiencia renal, alcoholismo o diabetes mellitus. Su descenso aparece en ciertas enfermedades en los túbulos renales y en las dietas bajas en proteínas.
  • Niveles normales: (120-200 mg/dl), HDL (42-90 mg/dl) y LDL (0-160 mg/dl). La subida del colesterol provoca xantomas (nódulos amarillentos en la piel) y xantelasmas (nódulos alrededor de los ojos).
  • Triglicéridos. Nivele normales: 30-280 mg/dl en hombres y 30-220 mg/dl en mujeres. La hipertrigliceridemia cursa como un factor de riesgo cardiovascular por arteriosclerosis. Aprende más sobre los trigliceridos.
  • Hay 3 tipos principales: GOT (7-40 unidades/litro). GPT (5-43 unidades/litro) y GGT (12-55 unidades/litro). Las elevaciones de las GOT Y GPT van ligadas y se refieren a alteraciones hepáticas, mientras que las de las GPT se asimilan a las de la fosfotasa alcalina.
  • Fosfofatasa alcalina. Niveles normales: 89-280 unidades/litro. Sus niveles altos se dan durante el crecimiento o con las fracturas óseas y los bajos se asocian con desnutrición.
  • Valores normales: 8.5-10.5 mg/dl. Los niveles altos se dan por excesiva función de las glándulas paratiroideas y los bajos o hipocalcemia, a una hipofunción de las mismas glándulas.
  • Niveles normales: 0.2-1 mg/dl. Su aumento puede deberse a ciertas alteraciones del metabolismo que son hereditarias y a la eliminación de dicha proteína, entre otras causas.
  • Valores normales: 50-150 mg/dl. Sus niveles altos pueden deberse a hemocromatosis y los bajos dificultan la formación de la hemoglobina.
  • Niveles normales: 3.5-4.5 mmol/litro. Su aumento o hiperpotasemia se manifiesta como arritmias cardíacas, entre otros síntomas. Su descenso o hipopotasemia se manifiesta en forma de calambres musculares, fatiga, debilidad o parálisis avanzada.
  • Niveles normales; 135-145 mmol/litro. La hipernatremia o el nivel alto de sodio en sangre se suele deber al aumento en la ingesta de sal o a beber poco agua. La hiponatremia o niveles bajos de sodio suele deberse a la pérdida de sodio, defectos en las hormonas suprarrenales o diuresis excesiva.

 

Cómo prepararse para una analítica

Antes de acudir a una analítica médica es fundamental conocer los factores susceptibles de influir en los resultados médicos. La dieta que observes previamente, el que practiques o no ejercicio, así como la toma de ciertos medicamentes pueden alterar los valores de esta prueba sanguínea y enmascarar problemas de salud.

  • No debe ingerirse ningún alimento en las 8 horas previas a la extracción de la sangre. En el caso de los bebés el ayuno no debe ser superior a las 4 horas. Si el objetivo del análisis se basa en el estudio del perfil de lípidos, es recomendable que se ayune de 12 a 14 horas y se evite cenar copiosamente la noche anterior. Sin embargo, no se aconseja tampoco un ayuno demasiado prolongado, pues podría modificar los niveles de glucosa.
  • Las bebidas alcohólicas también deben ser suprimidas la noche antes, pues de no hacerse así se podrían provocar modificaciones en las concentraciones de algunas enzimas del hígado, como consecuencia de la variación de los niveles de glucosa. Puedes tener más información sobre el alcohol y los análisis de sangre aquí.
  • La toma de medicamentos deberá ser supervisada por un médico, en el caso de que se siga algún tratamiento farmacológico. Ha de tenerse presente que ciertos medicamentos como los anticonceptivos orales, algunas vitaminas, los antibióticos, la aspirina, los esteroides anabólicos o los corticosteroides, también propician el cambio de los resultados.
  • La práctica de ejercicio debe igualmente ser suspendida desde 24 horas antes de la prueba, sobre todo si consta de actividades intensas que puedan modificar concretos parámetros sanguíneos, como la variación de glóbulos rojos, potasio, ácido úrico o bilirrubina.
  • Mascar chicle es otro de los hábitos que no se recomienda durante el ayuno que precede a la extracción de sangre y tampoco comer caramelos, por supuesto. Cualquier de estos productos va a contener azúcares, o como mínimo edulcorantes en el caso de los que son “sin azúcar”, pudiendo cualquiera de ellos modificar los niveles de glucosa en sangre.
  • No es conveniente cambiar el estilo de vida. Es más, lo ideal es mantener el modo de vida y la dieta que se suela observar habitualmente en las semanas previas a la analítica. Si se produce alguna enfermedad leve, como una gripe o resfriados o se ha excedido la dieta habitual por algún motivo, lo mejor es retrasar la prueba unas cuantas semanas.
  • Si se ha padecido recientemente cualquier enfermedad grave, tampoco procede efectuar el análisis de sangre. Los antecedentes recientes en cirugía, también constituyen un motivo suficiente para retrasar el examen de sangre durante al menos tres meses, con idea de que los resultados no se vean influidos, por ejemplo, por una infección en sangre cercana en el tiempo.
  • Otras pruebas médicas. Si la persona se ha sometido a otros estudios médicos que puedan alterar los resultados de la analítica, lo mejor es no programar una extracción de sangre en las 72 horas siguientes.

Una de las preguntas más frecuentes en relación a los análisis de sangre es el tiempo que tardan en llegar los resultados de los mismos. Lo cierto es que la respuesta va a variar en función del análisis que se le haya realizado a la persona. Para mayor comodidad, son ya muchos los centros médicos que ofrecen a sus usuarios la posibilidad de consultarlos online sin tener que volver a desplazarse al centro.

Por qué no se puede beber agua antes de un análisis de sangre

Ya hemos hecho alusión al ayuno previo al análisis de sangre, pero es posible que te preguntes si durante el mismo se puede o no beber agua. Lo cierto es que únicamente pueden beberse pequeñas cantidades de agua, porque de beberse grandes cantidades, se corre el riesgo de alterar ciertas determinaciones del hemograma como recuento de hematíes o de hemoglobina, al incrementarse el volumen de líquido circulante.

¿Se puede fumar antes de una analítica de sangre?

Ha de tenerse presente que NO se debe fumar ni antes ni después de efectuar una extracción de sangre, ya que el tabaco influye en la curva de glucosa e incrementa la concentración de los ácidos grasos, entre otras potenciales alteraciones.

De hecho, antes de un análisis de sangre, se debe estar sin fumar el máximo tiempo que se pueda permanecer sin probar un cigarrillo, pero al menos durante el período de ayuno previo a la analítica médica no ha de fumarse bajo ningún concepto.

Publicaciones que te podrían interesar:

Haz zoom en el mapa para poder encontrar el centro más cercano para hacerte un análisis de Sangre:

Video explicativo sobre los análisis de Sangre:

 

No dudes en comentarnos tus dudas o preguntas sobre esta parte de la medicina tan común, pero tan poco conocida. Tu salud es tu prioridad y la medicina está más fácilmente a tu alcance gracias a todas nuestras explicaciones sobre los análisis de sangre y enfermedades.

Otras secciones que te deberían interesar:

Fuentes y referencias:

DMCA.com Protection Status

 

Autor: María Rodríguez

error: Content is protected !!