Saltar al contenido
Análisis de Sangre

Enfermedades de los Glóbulos Blancos

Enfermedades de los Glóbulos Blancos
4.6 (91.43%) 7 votes

¿Qué son las enfermedades de los glóbulos blancos?

Los glóbulos blancos, que también se conocen como leucocitos, son un componente esencial de la sangre y una pieza clave en el funcionamiento del sistema inmunológico del organismo y, por tanto, en la salud de la persona. Para controlar las funciones del sistema frente a virus o bacterias, por ejemplo, existen varios tipos de glóbulos blancos como los basófilos. En la sangre hay células encargadas de regular muchas funciones del sistema inmunológico y glóbulos encargados de defender el organismo, entre otros. Reforzando así el sistema inmune e impidiendo el desarrollo de enfermedades.

 

Valores normales

El rango de valores normales de glóbulos blancos o leucocitos en sangre es de 4,500 a 11,000 GB por microlitro (4.5 a 11.0 × 109/L).

Estos valores son susceptibles de ligeras variaciones en función del laboratorio en el que se hayan realizado, dado que pueden usarse diferentes mediciones o pueden analizarse pruebas distintas.

¿Por qué se elevan los niveles de glóbulos blancos?

Tener los leucocitos altos o padecer leucocitosis en sangre suele indicar, como regla general:

  • Aumento de la producción de leucocitos destinada al control de una infección
  • Reacción ante un tratamiento farmacológico que llega a afectar la producción de glóbulos blancos
  • Trastornos inmunológicos
  • Enfermedades que afectan el normal funcionamiento de la médula ósea, haciendo que produzca una cantidad de leucocitos mayor

De la misma manera, tener los leucocitos altos puede suponer presencia de una enfermedad subyacente, como leucemia, tuberculosis, mielofibrosis, artritis reumatoide, policitemia severa, alergias, infecciones bacterianas y tos ferina.

Entre los síntomas de leucocitos altos se encuentran fiebre, debilidad, fatiga, moratones sin causas aparentes, excesiva sudoración, anormales sangrados, pérdida de peso y apetito reducido, hormigueo en el abdomen y en las articulaciones, dificultad para respirar, mareos y desmayos, etc.

Glóbulos blancos bajos o leucopenia, ¿señal de alarma?

La leucopenia es un trastorno de la sangre y una enfermedad caracterizada por la presencia de una disminución severa de los glóbulos blancos o leucocitos. Al igual que ocurre con la anomalía de la leucopenia, el VIH también puede afectar a otro tipo de glóbulos blancos conocidos como los eosinófilos. Provocando así una reducción de células blancas en el torrente sanguíneo.

Sus consecuencias para el sistema inmunitario pueden ser graves, dado que la enfermedad expone al organismo a infecciones y alergias.La leucopenia junto a la leucocitosis y el SIDA o VIH son las enfermedades más comunes de los glóbulos blancos.

Entre las enfermedades que pueden ser causa del desarrollo de la leucopenia, todas ellas graves y en las que las defensas y los glóbulos blancos se verán afectados, se encuentran:

  • La creación de leucocitos débiles y en bajas cantidades por la médula ósea deriva en unas defensas que no están en óptimas condiciones
  • Una cantidad de glóbulos blancos leves y el no desarrollo de las necesarias defensas caracterizan a esta enfermedad, cuyos pacientes ven cómo se afecta el sistema inmunitario
  • El sistema inmune y sanguíneo se ve también muy afectado en esta enfermedad en la que las defensas no cumplen su función, presentándose leucopenia con facilidad

En cuanto a los síntomas de esta enfermedad, a menudo se presentan cuando ya se encuentra muy avanzada, lo que hace que las defensas comiencen a flaquear y el cuerpo experimente los primeros síntomas, entre los que se incluyen fiebre, cambios de humor, fatiga, cansancio extremo y dolor de cabeza.

No obstante, algunos análisis de sangre a tiempo o la búsqueda de más información ante ciertos síntomas puede ayudar a que no se desarrollen estos tipos de enfermedades graves asociadas con la médula ósea, el sistema inmune o las defensas. La buena salud depende, en muchos casos, de las acciones preventivas que se tomen.

Información relacionada con las enfermedades de los glóbulos blancos

¿Qué es el VIH?

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana o VIH es un retrovirus que ataca el sistema inmunitario de la persona infectada por él. En particular, el VIH ataca y llega a destruir los linfocitos CD4, un tipo de células que forman parte del sistema inmune y que son las encargadas de fabricar anticuerpos que combatan las infecciones que causen estos agentes externos.

¿Qué le ocurre a un organismo infectado de VIH?

Partiendo de la base de que los virus no cuentan con la capacidad de reproducirse por sí mismos, tienen la necesidad de utilizar otros seres vivos para poder multiplicarse y sobrevivir. Una vez infectados, el VIH se dirige a los CD4, sus células diana.

Cuando se encuentra con un CD4, el virus se fija a la membrana de dicha célula, fusionando su cápside con la membrana celular, de modo que pueda introducirse su material genético para que esta célula se ocupe de multiplicarlo. Comenzada la replicación, sale la sangre, propagándose por la totalidad del cuerpo e infectando otras células que también serán usadas para la multiplicación de su material genético.

Producida la mencionada multiplicación, existen copias del virus circulando por la sangre (el número de copias se denomina Carga Viral), reduciéndose la cantidad de células CD4 del organismo, acabando por producir una deficiencia inmunitaria.

Llegado ese punto, el organismo experimenta pérdida de capacidad defensiva, lo que provoca que la persona que lo padece tenga mayores probabilidades de contraer otras enfermedades o de desarrollar las llamadas “enfermedades oportunistas” que son aquellas enfermedades relacionadas con el VIH.

Las “enfermedades oportunistas” están provocadas por agentes que, ante la presencia de sistemas inmunes que actúan con normalidad, no causan enfermedad alguna. Solo cuando el sistema inmune se encuentra verdaderamente debilitado, aprovechan la “oportunidad” y desarrollan infecciones.

Se hace referencia a la inmunodeficiencia cuando el sistema inmunitario se manifiesta incapaz de cumplir su función para combatir infecciones y otras enfermedades.

¿VIH es sinónimo de SIDA?

VIH y SIDA no son sinónimos. De hecho, tener VIH no significa tener SIDA. La infección por VIH indica que el virus se está multiplicando en el organismo, lo que provoca un debilitamiento de su sistema inmunológico que no lleva aparejado necesariamente el desarrollo de una enfermedad.

El SIDA o Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida se trata de un conjunto de manifestaciones clínicas que suponen la etapa más grave de la infección por VIH, acompañada de concretas enfermedades oportunistas o neoplasias, que pueden llegar a comprometer la vida del paciente.

Aparte de toda la información sobre las enfermedades de los glóbulos blancos, quizás te interese:

Biopsia. Extirpación de una cantidad pequeña de tejido para su examen microscópico. Aunque otras pruebas indican la presencia de un cáncer, únicamente la biopsia puede establecer un diagnóstico definitivo.

Estadificación. Describe el grado de extensión alcanzado por un tumor que se ha iniciado en una determinada localización (tumor primario) y se ha extendido por la totalidad del cuerpo. Conocer el estadio es crucial para establecer el plan individualizado respecto al tratamiento y estimar el pronóstico del decurso de la enfermedad en función de los conocimientos posibles.

Ganglios linfáticos. También conocidos como nódulos linfáticos, son órganos del sistema inmunitario, cuya forma es de pequeñas bolas circulares y que se distribuyen por todo el cuerpo, teniendo como nexo de unión a los vasos linfáticos.

Mira estos artículos relacionados con los análisis de sangre:

Video sobre las enfermedades de los Glóbulos Blancos

DMCA.com Protection Status

 

Autor: María Rodríguez

error: Content is protected !!