Saltar al contenido
Análisis de Sangre

GOT

GOT
4.6 (92%) 5 votes

GOT/AST, ¿qué es y qué función cumple?

Las transaminasas, que también se conocen por las siglas GOT (o AST o TGO) así como por GPT (o ALT o TGP), constituyen herramientas esenciales para diagnosticar las enfermedades hepáticas. Unas enzimas que forman parte del hepatograma o el conjunto de pruebas de laboratorio que se utilizan para identificar posibles alteraciones en el funcionamiento del hígado y de las vías biliares. Ahora puedes saber detalladamente qué son las transaminasas.

En concreto, las siglas GOT hacen referencia a su denominación como transaminasa glutámico-oxalacética, mientras que AST responde a otro de sus nombres, la aspartato aminotransferasa. En cualquier caso, se trata de una enzima con gran concentración en corazón, hígado y músculos. Cuando existe una lesión den cualquiera de estos órganos, la enzima es liberada al torrente sanguíneo, lo que eleva sus niveles en los análisis.

Estas no son las únicas transaminasas que existen en el cuerpo humano. Otro de los tipos son las transaminasas ggt.

Valores normales

Los valores normales de GOT/AST se cifran en 12-38 U/L. La prueba de AST mide la cantidad de GOT/AST que hay en la sangre, permitiendo que el médico pueda diagnosticar daño o enfermedad del hígado. También se llama prueba de TGOS, prueba de SGOT (siglas en inglés), prueba de aspartato aminotransferasa o prueba de transaminasa glutámica- oxalacética en suero.

Transaminasas altas (GOT/AST), ¿cuál es la razón?

Valores que comprenden hasta 3 veces el límite son inespecíficos y podrían ser una señal de lesión a otros órganos además del hígado. Lesiones musculares e hipotiroidismo son causas de elevaciones pequeñas de GOT.

Niveles de GOT y GPT que superen las 150 U/L sugieren enfermedad del hígado. Ahora bien, es necesario un estudio más profundo pues la simple elevación de las transaminasas no determina la causa de la lesión del hígado.

Niveles de GOT y GPT que superen las 1000 U/L suelen estar causados normalmente por hepatitis por drogas (comúnmente en intoxicación por paracetamol), hepatitis virales o hepatitis isquémica.

Hay que partir de la base de que puede padecerse una enfermedad hepática crónica y poseer unos niveles de transaminasas normales, lo que ocurre habitualmente en pacientes con hepatitis C crónica.

¿Qué indican las transaminasas (GOT/AST) bajas?

Los niveles de transaminasas GOT/AST por debajo de lo normal pueden ser indicativos de problemas de salud. De ahí la importancia de contar con unos niveles adecuados de transaminasas para el correcto funcionamiento del hígado.

Entre las causas de GOT/AST bajas se encuentran el déficit de vitamina B6, la observación de una dieta inadecuada, la hepatitis C, otras patología hepáticas, enfermedades de los intestinos e inmunodeficiencia.

La relevancia del buen funcionamiento del hígado como uno de los órganos fundamentales del cuerpo se centra en que es el responsable de cruciales funciones como almacenar el glucógeno, sintetizar las proteínas, fosfolípidos, colesterol y ácidos grasos, desintoxicar el organismo y formar la bilis, ente otras. Conoce más acerca del colesterol en www.analisisdesangre.online/colesterol/. También puedes saber qué son los triglicéridos en general.

Otros de los ácidos presentes en la sangre, además de los grasos, son los úricos. El glucógeno se transforma en glucosa cuando el cuerpo lo pide, aprende más sobre esta en este link.

Información relacionada con GOT/AST

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado que puede remitir de modo espontáneo o evolucionar hacia otras patologías como la cirrosis, la fibrosis (cicatrización) o el cáncer de hígado.

Esta afección puede ir acompañada de pocos síntomas o de prácticamente ninguno, si bien es susceptible de ciertas manifestaciones como la ictericia (coloración amarillenta de piel y ojos), intensa fatiga, náuseas, vómitos, dolor abdominal y orina oscura.

¿Cuáles son las causas de la hepatitis?

Los distintos tipos de virus de la hepatitis identificados a día de hoy son designados por las letras A, B, C, D y E. Todas ellos causan enfermedades hepáticas pero cuentan con notables rasgos distintivos.

La hepatitis A y la E con frecuencia están causadas por ingerir agua o alimentos contaminados. En cuanto a la B, C y D, de ordinario se producen debido al contacto con humores corporales infectados.

Algunas de las formas más comunes de transmisión de la hepatitis B, C y D son las transfusiones de sangre o los productos sanguíneos contaminados y el uso de equipos también contaminados en los procedimientos médicos invasores.

En el caso de la hepatitis B, son también causas de transmisión la que se produce de la madre al hijo durante el parto o bien de un miembro de la familia al niño, así como el contacto sexual.

Tratamiento de la hepatitis

La hepatitis A y la hepatitis B se pueden curar sin intervención médica. Si esto no llega a ocurrir, el facultativo prescribirá un tratamiento u otro, en función de la naturaleza del trastorno, de la edad del paciente, de su sensibilidad a determinados medicamentos, etc.

La hepatitis C suele curarse a base de combinar ribavirina (antiviral tomado por vía oral) con interferón pegilado alfa (administrado por vía subcutánea).

La D, que se considera una de las formas más graves de hepatitis viral en los humanos, también es tratada con interferón alfa aunque rara vez erradica la infección, por lo que a menudo se dan recaídas cuando el tratamiento se suspende. En casos de insuficiencia hepática aguda o en aquellos pacientes que padecen cirrosis muy avanzada con descompensaciones, el trasplante hepático puede ser la única solución.

La hepatitis E adolece de un tratamiento específico, si bien el tratamiento sin marca con ribavirin se ha mostrado claramente eficiente para ayudar al virus en pacientes crónicos. Este virus resulta especialmente peligroso para las mujeres embarazadas.

Aparte de toda la información sobre GOT /AST, quizás te interese:

LDH. La enzima lactato deshidrogenasa (LDH), a diferencia de otras enzimas, aparece en muchos órganos en altas concentraciones. Gran cantidad de deshidrogenasa láctica se encuentra especialmente en el hígado, músculos, glóbulos rojos y riñones, por lo que muchas enfermedades tienden al aumento de la LDH.

Proteasa. Las enzimas proteasas o peptidasas rompen los enlaces peptídicos de las proteínas, para lo que utilizan una molécula de agua, lo que hace que se clasifiquen como hidrolasas. Las proteasas están presentes en todos los seres vivos.

Lipasa. Una clase general de enzimas capaces de descomponer las moléculas de grasas. Las grasas o lípidos, existen en las más variadas formas, por lo que distintos tipos de grasas precisan diferentes lipasas con el objetivo de degradarlos. El organismo humano utiliza lipasas para la digestión de las grasas y también depende de las mismas para ayudar al movimiento del colesterol en el cuerpo.

Ferritina. Proteína que se encarga de almacenar el hierro de la sangre en distintos órganos del cuerpo, pero sobre todo en el hígado. Si quieres saber más sobre este componente hazlo aquí.

Creatinina. Sustancia presente en varios alimentos y que además se crea naturalmente en el organismo y que se encarga de dar y recuperar energía muscular rápidamente. www.analisisdesangre.online/creatinina/.

Antígeno CA 19.9. Se trata de un marcador tumorial que indica la probable presencia de un tumor de páncreas o de colon. Puedes aprender más sobre este en este artículo. Aunque no es el único, ya que también en los análisis se analizan los marcadores tumoriales CA 125 o el de Antígeno Carcinoembrionario. Conoce todo acerca del Antígeno CA 125 aquí o sobre el Antígeno Carcinoembrionario en www.analisisdesangre.online/antigeno-carcinoembrionario/.

Artículos interesantes:

Video sobre el GOT

DMCA.com Protection Status

 

Autor: María Rodríguez

error: Content is protected !!