Saltar al contenido
Análisis de Sangre

Hematocrito

Hematocrito
4.3 (85.71%) 7 votes

¿Qué es el hematocrito y cuál es su función?

A la hora de realizar un hemograma o conteo sanguíneo completo, comúnmente se recomienda la inclusión de una prueba de hematocrito pero, ¿qué es el hematocrito?

Hablar de un hematocrito supone relacionar el volumen de hematíes o glóbulos rojos de la sangre, en contraste con el volumen global de sangre en el cuerpo, que siempre se expresa en forma de porcentaje. Concretamente, el hematocrito es el porcentaje de eritrocitos en la sangre y junto con el análisis de la hemoglobina se obtiene un hemograma completo que alertan sobre una posible anemia y otros tipos de evaluaciones previas a una cirugía. El volumen de glóbulos rojos se miden con la prueba médica chcm y el diagnóstico Volumen Corporal Medio, entre otros.

Suele medirse con el objetivo de conocer la existencia de concretas anomalías en el normal funcionamiento del organismo, ayudando a detectar distintas enfermedades y afecciones con el propósito de que sean tratadas a tiempo.

Valores normales de hematocritos

Los valores normales de hematocrito difieren entre niños y adultos del mismo modo que sucede entre hombres y mujeres, situándose los niveles normales entre los siguientes rangos:

Hombres- de 40,7 a 50,3%

Mujeres- de 36,1 a 44,6%

Bebés recién nacidos-de 45 a 61%

Lactantes-de 32 a 42%

Niños de un año-de 36 a 41%

Niños entre 3 y 5 años-de 36 a 43%

Niños entre 5 y 15 años-de 37 a 45%

Una comparación ente una persona deportista y otra sedentaria arroja el dato de que la primera aumenta el bombeo de su corazón debido al esfuerzo, lo que puede suponerle una mayor destrucción de glóbulos rojos debido a la velocidad de su sangre que a la segunda. Aparte, necesita un plus de oxígeno para la obtención de energía, lo que hace que algunos se obsesionen en acercarse al 50% cuando su nivel es probable que sea del 40%.

Los valores bajos y altos de hematocrito deben ser revisados a través de análisis de sangre periódicos para evitar que se desarrollen enfermedades por la falta de información sobre el estado de salud de tu organismo. Además, alerta de cuestiones como la falta de hierro, anemia y también otras enfermedades en sangre.

Como se ha expresado previamente, no se puede hacer un hemograma completo sin tener en cuenta el hematocrito (porcentaje de eritrocitos) y la hemoglobina.

¿Qué significa tener hematocrito alto?

El hematocrito o los compuestos sólidos de la sangre están conformados básicamente por los glóbulos rojos, que tienen la capacidad de separarse del plasma, o lo que es lo mismo, de la parte líquida del torrente sanguíneo.

Un hematocrito alto se traduce en un excedente en el nivel de estos componentes, lo que puede estar indicando serias complicaciones del estilo de una patología cardíaca, un padecimiento en la médula ósea o una fibrosis pulmonar, si bien puede también ser el indicador de algo muy simple que se resuelva incrementando la toma de líquidos.

¿Por qué se tiene hematocrito bajo?

Unos valores por debajo del mínimo en el nivel de hematocrito obedece a una deficiencia en el porcentaje de glóbulos rojos, que no solo está supeditada a variaciones de edad y sexo, sino también a que se trate de personas con anemia o mujeres embarazadas.

Es muy conveniente que un profesional médico acompañe el proceso de diagnóstico de hematocrito bajo, para poder determinar con precisión la casusa que lo genera y neutralizarlo en conjunción con el origen.

Información relacionada con el hematocrito

Causas, síntomas y consecuencias del hematocrito alto

El hematocrito alto puede generar la coagulación espontánea de la sangre en los casos más críticos, lo que puede desencadenar consecuencias fatales para quien lo padezca.

Las causas del hematocrito alto pueden ser muchas por lo que lo idóneo es registrar adecuadamente los síntomas para así poder identificar más fácilmente su posible origen. Entre sus síntomas se encuentran la sensación de debilidad o de rápida fatiga a los que hay que añadir los dolores de cabeza, mareos o frecuentes moratones que se muestran sin razón aparente o a poco que la persona se dé un golpe.

Otros de los síntomas del hematocrito alto son el hormigueo o comezón en la piel y la sensación de ardor, a los que hay que sumar episodios de respiración acelerada.

Entre las causas más frecuentes del hematocrito alto se encuentran la enfermedad cardíaca congénita, el “cor pulmunale”, el aumento anormal de glóbulos rojos o eritrocitosis, la fibrosis pulmonar, la hipoxia y la deshidratación.

Causas, síntomas y consecuencias del hematocrito bajo

La mala alimentación desemboca con frecuencia en anemia o carencia de suficientes glóbulos rojos sanos en el interior del torrente sanguíneo, razón por la que se encuentra en clara conexión con el hematocrito bajo.

También una hemorragia o un sangrado excesivo, la sobrehidratación, el descenso en la producción de glóbulos rojos (por farmacodependencia o problemas en la médula ósea) y la leucemia (en este caso acompañada de una enorme proporción de glóbulos blancos) pueden causar hematocrito bajo.

Un hematocrito bajo, o lo que es lo mismo, una bajada del nivel de glóbulos rojos, puede traer consigo diversos efectos que cursan con los siguientes síntomas: fácil agotamiento, mareos, palidez y hasta alteraciones en el ritmo cardíaco que se fundamentan en la falta de oxígeno en sangre.

Cómo subir el hematocrito

Subir el hematocrito a niveles estables pasa por el seguimiento de un tratamiento médico específicamente diseñado para cada caso, de conformidad con la causa principal que genere tal anomalía.

Algunos de estos tratamientos se concretan en los farmacológicos (antibióticos para las infecciones y hormonas en mujeres con abundante menstruación), transfusiones y trasplante de células madre en los casos más graves, con origen en una deficiencia en la médula ósea.

Una sencilla medida a adoptar para combatir el hematocrito bajo pasa por proporcionar al organismo una alimentación que lo fortalezca mediante la ingesta de todo tipo de nutrientes con presencia de hierro, hígado, moluscos con concha, productos integrales y vitamina C.

Aparte de toda la información sobre el hematocrito , quizás te interese:

Tasa de Sedimentación de Eritrocitos. Una prueba que responde a las siglas de ESR en inglés y que consiste en un análisis de sangre que permite observar determinados problemas de inflamación, como artritis y enfermedad de Crohn. Una prueba en la que se monitorea la rapidez con la que los glóbulos rojos caen al fondo del tubo de ensayo, pues una rápida caída es sinónimo de inflamación.

ELISA. El ensayo por inmunoabsorción que se liga a las enzimas se usa para la detección de anticuerpos en la sangre, como los del VIH. En cuanto a los anticuerpos, son proteínas que produce el sistema inmunitario del organismo cuando detecta un antígeno, es decir, una sustancia dañina.

Prueba de cromosomas. El cariotipado o prueba de cromosoma examina bajo un microscopio de gran alcance los cromosomas individuales de las células sanguíneas cuando exista una sospecha de discapacidad física, de infertilidad o del desarrollo.

Descubre más información sobre los análisis de sangre con estos posts:

Video sobre los hematocritos

DMCA.com Protection Status

 

Autor: María Rodríguez

error: Content is protected !!