Saltar al contenido
Análisis de Sangre

Hemograma

Hemograma
4.6 (92%) 5 votes

¿Qué es un hemograma y para qué sirve?

Un hemograma o análisis de sangre es una prueba médica muy importante que sirve para conocer el funcionamiento sanguíneo de un cuerpo. En este examen se muestran valores, datos y formas de las distintas células sanguíneas presentes en el organismo. Si quieres saber más de los análisis de sangre, pulsa aquí.

La posibilidad de cuantificar y evaluar, a través de un hemograma completo, tanto el tamaño como el comportamiento de los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, tiene gran incidencia en el desarrollo de la salud, al permitir calibrar el impacto en el desarrollo del sistema inmunológico.

Valores normales

Como normal general, el conteo de glóbulos rojos puede variar en función del sexo y de la edad del paciente. De este modo los valores tienden a estar:

  • Entre  2 y 5.4millones de eritrocitos por microlitro de sangre en los hombres
  • Entre 6 y 5.0millones de eritrocitos por microlitro de sangre en las mujeres
  • Entre 5 y 4.8 millones de eritrocitos por microlitro de sangre en los niños

 

En lo relativo a la cantidad de hemoglobina, suele ser proporcional al recuento de eritrocitos.

En cuanto a los glóbulos blancos o leucocitos, también pueden variar dependiendo de la edad del paciente, situándose entre 4.000 y 10.000 por milímetro cúbico de sangre.

 

Cómo interpretar los resultados y valores del hemograma

Cuando los resultados de una analítica denotan la presencia de una o varias anomalías sanguíneas en relación a los valores normales, en principio no tienen que suponer indicativo alguno de que se padezca una enfermedad. No en vano, un análisis de sangre es una prueba que complementa a otras muchas que se deben realizar para obtener un diagnóstico final.

Ante un descenso o elevación aislada de alguno de los mencionados parámetros, será el médico quien tenga que valorar el significado, en el propio contexto del historial clínico, en relación con el resto de síntomas así como con las circunstancias personales del paciente referidas a su estilo de vida, medicación o posible presencia de otras patologías.

¿Por qué y cuándo se debe hacer un hemograma?

Un hemograma completo debe hacerse como parte de una revisión médica rutinaria una vez al año, para conocer la calidad del sistema sanguíneo. En el caso de que se detecte alguna anomalía en relación a los glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas, habrá que repetirlo cada 6 meses.

Estar al tanto de lo que ocurre en el sistema inmunológico es la mejor manera de poder evitar cualquier tipo de enfermedad y de detectar afecciones del estilo de la anemia, infecciones, policitemia y problemas de la médula ósea, entre otras patologías que, una vez diagnosticadas, han de tratarse como garantía de la salud del paciente.

Información relacionada con el hemograma

¿Cuáles son los pasos para realizar un hemograma completo?

Para realizar un hemograma completo se ha de comenzar por la toma de una muestra de sangre. Lo habitual es que la sangre se extraiga de la vena del antebrazo. Para ello se desinfectará la zona de la punción con ayuda de un antiséptico y se colocará un torniquete en la parte superior del brazo que ayude a frenar el flujo sanguíneo de la vena.

Una vez la vena esté llena de sangre en la parte inferior, se procederá a insertar la aguja y a extraer la sangre que se almacenará en un tubo de ensayo. Por último, se ha de proceder a retirar tanto la aguja como el torniquete, ejerciendo presión durante unos minutos sobre la zona de la punción con el objeto de reducir el sangrado.

La única preparación previa que requiere un hemograma completo es la necesidad de acudir a la prueba en ayunas. Por lo demás, el paciente podrá experimentar una ligera sensación de dolor y un hematoma leve que desaparecerá tras unos días. Aunque habitualmente surgen dudas sobre si se puede ingerir alcohol o no el día previo a la prueba. Obtén más información sobre el alcohol en los análisis de sangre en esta página. También puedes tener información sobre los análisis para embarazadas o hemogramas en niños.

Resultados anormales del hemograma completo, ¿qué significan?

Niveles bajos de hemoglobina o de glóbulos rojos pueden estar indicando anemia o excesivo sangrado. Niveles altos de hemoglobina o de glóbulos rojos pueden corresponderse con policitemia, un trastorno raro de la sangre.

Si los glóbulos rojos presentan una forma anormal puede ser señal de problemas:

  • Glóbulos rojos con forma de media luna o drepanocitos alertan de enfermedad drepanocítica
  • Glóbulos rojos pequeños suelen estar asociados con carencia de hierro
  • Glóbulos rojos grandes y ovalados sugieren anemia perniciosa o carencia de vitamina B12 o ácido fólico

Ciertas enfermedades hacen bajar y subir de forma significativa la cantidad de glóbulos blancos. Un alto recuento de glóbulos blancos puede deberse a una infección (pulmonía, meningitis, apendicitis, amigdalitis o absceso), inflamación, situación de estrés, tejido muerto por quemaduras, gangrena o ataque cardíaco.

Un bajo recuento de glóbulos blancos puede significar problemas de médula ósea o presencia de ciertas enfermedades infecciosas. Existen igualmente trastornos variados que suelen causar recuento bajo de plaquetas, con el consiguiente aumento de riesgo de sangrado, al no poder cumplir las mismas su función de formar coágulos de sangre.

En los análisis de sangre, también se pueden realizar pruebas de tsh para prevenir algunas enfermedades, entre otras pruebas que sirven para prevenir o detectar a tiempo diferentes anomalías que pueden afectar al organismo.

Aparte de toda la información sobre el hemograma, quizás te interese:

Hematología. Rama de la medicina dedicada al estudio de la morfología de la sangre y de los tejidos que la producen. Permite que se generen diagnósticos y se traten las enfermedades de la sangre y de sus compontes celulares. En concreto estudia los hematíes, leucocitos y plaquetas, analizando sus proporciones relativas, el estado en general que presentan las células y las enfermedades aparejadas a los desequilibrios entre ellas.

Coagulación. Mecanismo de defensa del cuerpo ante una eventual agresión con lesión de los vasos sanguíneos. De lo que en realidad debería hablarse es de hemostasia o detención de la hemorragia, producida por la acción combinada de procesos del sistema vascular, del sistema de coagulación y del sistema fibrinolítico. Cuando estos mecanismos fallan, se producen hemorragias y trombosis.

Amplitud de distribución en eritrocitos. Una prueba que responde a las siglas en inglés de RDW y que consiste en un análisis que mide la variación en el volumen y tamaño de los eritrocitos o glóbulos rojos. También se conoce como Prueba RDW-SD (desviación estándar), distribución de eritrocitos o ancho de distribución de eritrocitos.

Otros artículos de interés:

 

Video sobre el Hemograma

DMCA.com Protection Status

error: Content is protected !!