Saltar al contenido
Análisis de Sangre

Linfocitos

linfocitos
Linfocitos
4.4 (88%) 10 votes

¿Qué son los Linfocitos y cuál es su función principal?

Los linfocitos son un tipo de glóbulos blancos o leucocitos presentes en la sangre y que forman parte del grupo de células que comprenden el sistema inmunológico, encargadas de las funciones de defensa del organismo.

La función de un linfocito es regular la respuesta inmunitaria adaptativa, es decir, reaccionan ante agentes extraños en el organismo. Como agentes extraños podemos hablar de microorganismos, células tumorales u otro tipo de antígenos más general.

La acción de los linfocitos resulta crucial para combatir el efecto nocivo que pueden ejercer sobre el cuerpo agentes extraños del estilo de toxinas, virus, bacterias, hongos y hasta células humanas trasplantadas. En el sistema de los linfocitos, o sistema linfático, son bastante más comunes que en la sangre y constituyen el tipo principal de célula que se encuentra en la linfa.

Cuando uno de estos “intrusos” es detectado, se forman gran cantidad de linfocitos idénticos y sensibilizados que van a liberarse por todo el torrente sanguíneo. Dada su capacidad para identificar a estos desconocidos, se adherirán a sus estructuras “extranjeras” con el fin de encontrarlos y facilitar así su destrucción por medio de unas sustancias químicas creadas al efecto.

Nos linfocitos no son los únicos glóbulos blancos encargados de garantizar un organismo sano. Los blancos eosinófilos también ayudan a que el ser humano se mantenga en condiciones aptas. Estos se encargan de mantener saludable y sin infecciones el organismo humano. Además, tienen una gran intervención en el la respuesta inmune contra los “intrusos” que quieren atacar.

Sin embargo, estas no son las únicas células encargadas de combatir virus e infecciones. Puedes leer más sobre otras células encargadas de defender el sistema inmune como los mielocitos. .

Valores normales de los Linfocitos

Un ser humano adulto tiene una media de entre 5.000 y 10.000 leucocitos por milímetro. Cuando nacemos este valor se encuentra alrededor de los 20.000 leucocitos/mm2 de sangre, si bien va descendiendo paulatinamente hasta los doce años, momento en que se establecen valores de adulto.

En lo que concierne a su concentración en sangre, la misma debe ser de entre 1.500 y 4.000 células por Ml (micro litro) de sangre, lo que equivale a decir que conforman en torno al 20 o 30 % de la totalidad de leucocitos o glóbulos blancos.

Por ello, es necesario realizar pruebas de recuento de linfocitos que alerten sobre el estado médico del organismo. Conociendo las causas de un estado de linfocitos anormal (altos o bajos) se evita la derivación en enfermedades y virus nocivos para la salud.

Tipos de Linfocitos que existen en la sangre

Los 3 principales tipos de linfocitos existentes en sangre son:

  • Linfocitos T. Cruciales en la inmunidad celular, reciben este nombre por madurar en el timo, glándula ubicada en el pecho. Detentan antígenos de tipos concretos.
  • Linfocitos B. Responsables de la inmunidad humoral, o mejor dicho de la respuesta humoral del organismo, permiten que los anticuerpos se puedan unir a los patógenos, bloqueando su invasión, activando el sistema del complemento y aumentando la destrucción de los mismos.
  • Células asesinas naturales (NK). Es un tipo de linfocito que es parte integrante del sistema inmune innato. Las células Natural Killer son las encargadas de plantar cara a las células tumorales y a las infecciones víricas. Por tanto, es un tipo de linfocito que organiza la respuesta autoinmune adaptativa del organismo.

¿Qué significa tener los Linfocitos altos?

Si padeces linfocitosis es que tienes los linfocitos altos. Este dato puede ser indicativo de una situación temporal por la que estés pasando, por ejemplo, tras una enfermedad o de algo más serio como una infección crónica o un cáncer. Para descartar esto último, bastará con la realización de unas pruebas médicas.

Es importante hacer ese recuento de linfocitos dado que existen enfermedades peligrosas que afectan gravemente a la salud. Por ejemplo, la leucemia linfocítica crónica puede aparecer como respuesta a un cáncer que deriva de la producción masiva de linfocitos por parte de la médula ósea.

Linfocitos bajos, ¿Por qué?

Si padeces linfopenia es que tienes tu nivel de linfocitos es bajo. Una de las casusas comunes de esta patología es una infección viral, ya que la sufren muchos pacientes infectados por el virus influenza tipo H1N1 o por VIH. También puede estar causada por una infección bacteriana o fúngica, entre otras patologías, siendo muy habitual entre las personas de la tercera edad.

Información relacionada con los Linfocitos

Causas y enfermedades de los Linfocitos altos y Neutrófilos bajos

Los neutrófilos conforman el grupo de leucocitos o glóbulos blancos más abundantes en el torrente sanguíneo. También son llamados“asesinos bacterianos” dado que una de sus misiones es la destrucción y eliminación de patógenos extracelulares como bacterias y hongos. Al descenso en las cifras de neutrófilos se le denomina neutropenia.

Partiendo de la base de que en situaciones normales el porcentaje de neutrófilos es bastante más elevado que el de linfocitos, cuando una analítica refleja un porcentaje de neutrófilos inferior al de linfocitos surge la alarma, en muchos casos injustificada, pues puede que se deba únicamente a una infección bacteriana.

Al existir multitud de condiciones por las que los neutrófilos en sangre pueden bajar, lo ideal es consultar con tu médico llegado el caso, quien constatará si requieres tratamiento o no, así como la naturaleza del mismo. Él será quien te aporte toda la información relevante respecto al estado inmune del cuerpo y la presencia o no de anticuerpos.

¿Cuál es el papel de los Leucocitos en el sistema inmune?

Los leucocitos son ese tipo de glóbulos blancos primordiales para el funcionamiento óptimo del sistema defensivo. El ser humano produce los glóbulos blancos en el interior de la médula ósea, para luego madurar en los ganglios linfáticos, hígado, bazo o riñones.

Los 5 grupos de leucocitos que se conocen son: linfocitos, monocitos, neutrófilos, basófilos y eosinófilos, que a su vez se subdividen en dos grandes grupos como son los granulocitos y los agranulocitos.

Aparte de toda la información sobre los Linfocitos, quizás te interese:

Anemia. La disminución del número de hematíes o glóbulos rojos en sangre o en los niveles de hemoglobina relacionados con los valores normales, es en muchas ocasiones la manifestación de ciertas enfermedades hematológicas o manifestación secundaria de otras muchas patologías. Muy fácil de detectar con un simple análisis rutinario, con él también se podrán conocer multitud de datos que determinen el tipo de anemia del que se trate.

Fosfatasa alcalina. Una enzima que se halla en la mayoría de los tejidos del organismo y principalmente en hígado, vías biliares y huesos. Hay diferentes tipos, que se conocen como isoenzimas, originarias de tejidos diversos y que pueden cuantificarse separadamente cuando sea preciso. Un simple análisis de sangre basta para obtener sus valores, que deben oscilar de 30 a 140 Ul/L.

HEM.El hierro es un mineral imprescindible para que los tejidos oxigenen adecuadamente, al formar parte del grupo HEM, el cual compone la hemoglobina. El hierro HEM es de origen animal y se absorbe hasta en un 35% mientras que el hierro NO HEM es de origen vegetal y se absorbe menos, entre un 5 y un 20 %.

Otros artículos que deberían interesarte:

 

Video sobre los Linfocitos

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

 

Autor: María Rodríguez

error: Content is protected !!